Malta

La malta contribuye en el sabor, color y cuerpo de la cerveza.

Provee generalmente el sabor dulce y, según el tipo, aporta los sabores tostado, caramelo, nueces, chocolate y cenizo. Además, también aporta el color.

El término malta es aplicado al grano de cebada germinado, desecado y tostado.

En la germinación se liberan los nutrientes: carbohidratos y proteínas.

El tostado modifica ciertos azúcares y, dependiendo del tiempo, da al grano distintos colores.

El proceso continúa con la molienda y macerado. El grano se rompe, de forma que el agua caliente entre en contacto con su interior y continue el proceso de conversión de almidones en azúcares. Esta infusión dura aproximadamente una hora y el líquido que se obtiene es llamado mosto.

Lúpulo

Originalmente fue introducido en la fabricación de la cerveza en la Europa continental y se debió al hecho de tener propiedades que impiden la infección por bacterias.

El lúpulo es una flor. Existen más de 20 variedades diferentes, cada una con propiedades particulares.

El lúpulo se utiliza durante el cocido del mosto, cuando se agrega agrega para permitir que se liberen las sustancias aceitosas que poseen la resina que los caracteriza. En este proceso los compuestos aromáticos de la resina se volatizan, es por esto que al final del cocido es necesario agregar otra cantidad de lúpulo que tendrá la función de brindar el aroma a la cerveza.

El lúpulo de sabor, que se agrega durante la cocción, y el lúpulo de aroma son, por lo general, de distinta variedad.

Levadura

La levadura son pequeños organismos unicelulares de la familia de los hongos.

Estas pequeñas células consumen los azúcares y proteínas del mosto y generan, entre otros, alcohol etílico y dióxido de carbono.

Las levaduras se dividen en dos dependiendo de la temperatura y tipo de fermentación: levadura de fermentación alta utilizada para cervezas tipo ale y, levadura de fermentación baja utilizada para cervezas tipo lager.

La levadura para cerveza ale fermenta a temperaturas tibias, entre 15ºC y 22ºC. Fermentan mas rápido, por lo general terminan de consumir los azúcares en 7 días y, generalmente, dejan sabores afrutados. Posteriormente se debe dejar madurar por 7 días más. Es durante este tiempo que la cerveza adquiere su sabor suave y bien balanceado.

Agua

El agua que se requiere para elaborar cerveza debe ser agua corriente limpia.

Contrario a lo que se pudiera pensar, utilizar agua pura o destilada no ayuda al crecimiento de la levadura y a la fermentación, ya que buena parte de los minerales que requiere los obtiene del agua.

En el agua es fundamental la presencia de: calcio, magnesio, sulfatos y carbonatos.